Ocho errores de cuidado y manipulación de instrumentos quirúrgicos que se deben evitar

Reduzca el riesgo de infección, evite daños en el instrumento con estos consejos

El cuidado y la manipulación adecuados de los instrumentos quirúrgicos tienen como objetivo reducir el riesgo de infección y, al mismo tiempo, evitar daños, de modo que los instrumentos se puedan utilizar con eficacia. Las instrucciones de uso (IFU), las normas y directrices, y los procesos y procedimientos internos informan cómo realizar correctamente las tareas de reprocesamiento. Con el alto precio de los dispositivos médicos, es imperativo que el personal de SPD y las personas en el quirófano tengan la capacitación y sepan cómo proteger estos instrumentos médicos cruciales para el cuidado del paciente. 

La materia orgánica, la humedad, los productos químicos dañinos y la limpieza inadecuada pueden provocar corrosión u otros daños en el instrumento. Los daños en la superficie y la suciedad retenida en los instrumentos quirúrgicos pueden provocar un mal funcionamiento del instrumento y provocar errores e incluso daños a los pacientes. A menudo, los instrumentos deben retirarse de servicio y reemplazarse no por su antigüedad, sino por daños evitables. Siga leyendo para conocer ocho errores de manipulación y cuidado de instrumentos quirúrgicos que debe evitar.

  1. Tratamiento del punto de omisión de uso
    La suciedad que se seca en los instrumentos es mucho más difícil de eliminar y puede dañar la superficie. Pruebe un pretratamiento enzimático para comenzar a descomponer la tierra inmediatamente en el punto de uso.

  2. Desmontaje incompleto de dispositivos médicos
    Los elementos deben desmontarse para permitir la limpieza de las áreas de más difícil acceso, donde la suciedad se acumula y los microorganismos se esconden.

  3. Perder el poder de las enzimas
    Las enzimas son catalizadores naturales para descomponer los suelos en partículas más pequeñas. Pueden hacer el trabajo pesado, por lo que la tierra y la carga biológica son fáciles de enjuagar.

  4. Uso de limpiadores muy ácidos o muy alcalinos Los limpiadores
    muy ácidos o cáusticos degradan los dispositivos quirúrgicos provocando corrosión y defectos en el material. Utilice detergentes de pH neutro validados para evitar la corrosión y preservar la vida útil del dispositivo.

  5. Creer que más detergente es mejor
    Demasiado detergente puede dejar residuos en los dispositivos que interfieren con la esterilización. Siga las instrucciones de uso y las etiquetas de los limpiadores de instrumentos para conocer los niveles de dilución adecuados y no olvide enjuagar.

  6. Pasar por alto la calidad del agua
    El agua, especialmente el agua dura y el agua ablandada, puede dejar depósitos en los instrumentos que actúan como puntos semilla para la corrosión. El enjuague a fondo es esencial para eliminar toda la suciedad y para eliminar los agentes de limpieza. Siempre se debe usar agua crítica para el enjuague final. (Considere un sistema de agua RO).

  7. Dependiendo de la esterilización para compensar los atajos de limpieza, los
    dispositivos DEBEN (¡deben, deben!) Estar limpios antes de que puedan ser sanitizados, desinfectados o esterilizados. El esterilizante debe poder entrar en contacto con todas las áreas de la superficie y, si la carga biológica permanece en los instrumentos, forma una barrera para una esterilización eficaz.

  8. Descuidar el mantenimiento de rutina Los
    hospitales deben mantener las instalaciones, los suministros y el equipo para garantizar un nivel aceptable de seguridad y calidad para los pacientes. Los hospitales han intentado gestionar esto mediante contratos de servicio o ingenieros clínicos, pero rápidamente se hace evidente una brecha en el sistema. Es el mantenimiento de rutina, la limpieza, el monitoreo y la identificación de problemas en las operaciones diarias lo que a menudo se omite asumiendo que es responsabilidad de otra persona.

La implementación de protocolos adecuados en su centro de atención médica puede ser de gran ayuda para proteger sus instrumentos de daños innecesarios y mantener seguro su entorno. Con todos los miembros del equipo trabajando juntos para garantizar que todos los instrumentos se limpien, descontaminen, inspeccionen, reparen, empaqueten y esterilicen adecuadamente, sus pacientes recibirán la calidad de atención que esperan y merecen. Al prestar atención a los detalles durante cada paso, puede ayudar a asegurarse de que sus instrumentos funcionen correctamente, los pacientes reciban la mejor atención y usted permanezca seguro.

FUENTE: blog.casemed.com